MUERTE EN LA PLAZA DEL MERCADO CENTRAL

Seguro que muchas veces habéis pasado por allí. Es una de las zonas más bonitas de toda la ciudad. Se trata de la plaza del Mercado que en la actualidad es realmente la calle que separa la Lonja del Mercado Central y, a través del carrer Vell de la Palla, a su vez, se separa de la iglesia de San Juan del Mercado, más conocida como los Santos Juanes. Este triángulo es, seguramente, la mayor concentración patrimonial de toda Valencia. Pero hoy nos centraremos en una pequeña historia de aquí, en forma de triángulo también. Un triángulo fúnebre dentro de otro triángulo, precioso, formado por estos edificios imprescindibles de la ciudad.

Cabe decir que la historia que vamos a contar se remonta al siglo XV, en la que esta plaza servía de lugar público de ejecuciones y ajusticiamientos para los que cometían algún delito, bandolerismo y asesinato en su mayor parte. La horca estaba instalada en el lugar en el que actualmente hay un pequeño triángulo a modo de separación de calles, con una farola y dos cipreses (debería haber 3 pero el último alcorque está vacío actualmente) que sirven a modo de recordatorio de la historia mortuoria que duró varios siglos, hasta el XIX, en una plaza que estaba abierta y pelada, sin árboles.

upload successful

El acto de ajusticiamiento estaba formado por un cortejo presidido por el reo, acompañado por los clérigos y los cofrades de Nuestra Señora de los Inocentes y Desamparados. Al terminar el acto. Dichos cofrades recogían el cuerpo ya sin vida del ajusticiado y lo enterraban en la cercana iglesia de los Santos Juanes para, posteriormente trasladarlo al cementerio de la ermita de los Desamparados en el barranco del Carraixet, actualmente situado en el término de Tavernes Blanques. A veces, los cuerpos quedaban unas horas, incluso días en la horca a modo de aviso al resto de la sociedad.

La mayoría de ajusticiamientos era por horca, pero también hubo unas cuantas decenas por decapitamiento, por garrote vil, quemados en la hoguera e incluso, otros, los menos, fueron perdonados. Los nobles no se libraban de la justicia aunque ellos eran decapitados para evitar una muerte dolorosa y, mientras los pobres morían en la plaza del Mercado para que lo viese cuanta más gente mejor, en cambio los ricos eran ajusticiados en otra plaza con menor tránsito de personas.

No penséis que todo era malo, ya que la plaza también acogió eventos festivos, como celebraciones y torneos caballerescos. En la actualidad la plaza es una de las mayores zonas de paso de los turistas que visitan Valencia. Pero este triángulo monumental tiene pendiente una de las mayores remodelaciones de su historia reciente, que afectará a la plaza del Mercado, y también a la plaza de Brujas, convirtiendo la zona de manera definitiva en una zona peatonal, verde y que haga lucir, todavía más si cabe, los edificios monumentales que, por fin, son ya un elogio a la vida y no a la muerte como antaño.

MEDINA&CO

Plaza Alfonso el Magnánimo 3-2º

46003 València

96 358 80 08