LOS JARDINES DE LA CIUDAD

Valencia no es, desgraciadamente, una ciudad verde. O, al menos, no todo lo verde que debería o querríamos. La OMS, Organización Mundial de la Salud cifra como óptima los entre 10 o 15 metros cuadrados de arbolado por habitante para los entornos urbanos. La Ley de Ordenación del Territorio recomienda 10 como mínimo. Actualmente, Valencia cuenta con menos de 6. Como no queremos ser negativos, vamos a poner en valor el enorme y precioso patrimonio verde con el que cuenta la ciudad.

Evidentmente, los Jardines del Túria, el popularmente conocido como “río”, es el mayor jardín y pulmón verde de Valencia. Con unos 8 kilómetros de largo son uno de los mejores jardines urbanos de España. Construido a finales de los 70 como solución para que no se repitiese nunca jamás una “riuà” como la que inundó Valencia en 1954. Este jardín nace de una obra mastodóntica que desvió el cauce del río circunvalando Valencia unos kilómetros. El actual río se transformaría en un jardín de varios tramos diseñado por diferentes arquitectos y urbanistas. Despues de una gran movilización ciudadana terminaría siendo un jardín pero algunas de las propuestas de los políticos eran espeluznantes: Una de ellas, por ejemplo, proponía construir unas autovías de 8 carriles por el antiguo lecho del río. Por suerte se convirtió en lo que actualmente conocemos, un jardín multifuncional que va desde el parque de Cabecera hasta el futuro parque de la Desembocadura que se construirá para dotar de verde al barrio de Nazaret y acoger la futura ciudad deportiva del Levante U.D.

El otro gran jardín (a la espera de que en 2018 finalize la 1a fase del “Parque Central”) es el Jardín de Viveros, un gran rectángulo de verde que da al río y la espalda del Museu Pío V. Albergaba el antiguo zoológico de Valencia, una auténtica vergüenza que, afortunadamente, se subsanó con el espacio del Bioparc, mucho más grande y saludable para los animales. Viveros alberga multitud de eventos y festivales de música, cine o gastronomía.

Muy cerca de Viveros hay un pequeño lugar en el que parece que se detiene el tiempo, una pequeña parcela cerrada: Los Jardines de Monforte, trazado en el siglo XIX y de corte Neoclásico. Cuenta con estanques y un palacete de los marqueses.

El Jardín Botánico, aunque no es municipal pues pertenece a la Universidad de Valencia es otro de los grandes pulmones de la ciudad, situado en el barrio al que da nombre, en el distrito de Extramuros. El acceso es previo pago simbólico (gratuito para multidud de colectivos hasta los 2.50€ de la entrada general) cuenta con plantas y árboles de todo el mundo. Desde plantas exóticas hasta cactus en invernaderos. Tiene prevista su ampliación hasta la Gran Vía incluyendo el Jardín de las Hespérides.

Además hay otras zonas de relieve, como el Parque de Marchalenes, el de Benicalap y en 2018 se incorporarán el de Malilla (que será uno de los más grandes de la ciudad), el Parque Lineal de Benimámet o el mencionado Parque Central.

En Medina nos gusta respirar bien y que nuestros vecinos y visitantes vivan de manera saludable. ¿Poco a poco conseguiremos los 10 metros cuadrados de verde que nos pertenecen?

MEDINA&CO

Plaza Alfonso el Magnánimo 3-2º

46003 València

96 358 80 08